Google+ Followers

viernes, 29 de abril de 2016

Me caso ¿qué hago con mi pelo?

   Desde el momento en el que con tu pareja decidís dar el paso hay que pensar en todos y cada uno de los detalles que formaran parte de este día tan especial para los dos.


   Empezando por la elección del Dónde y Cuando, pasando por el vestido, las flores, el sitting de los invitados… tan importante es todo esto, como la elección del peinado. 


   Muchas veces tendemos a dejar este punto para el final, pero conseguir que tu pelo luzca en su máximo esplendor, no es cosa para hacer el mismo día de la boda. Cuando queden 3 o 4 meses antes del día D, visita a tu peluquero de confianza para que te haga un buen diagnostico de cabello y cuero cabelludo y te diga los pasos que deberás seguir. Piensa que los nervios juegan malas pasadas y que por desgracia se reflejan ¡y mucho! a nivel externo: caída, descamación, pelo más debilitado de lo común, pérdida de brillo… de este modo evitarás que todos estos factores pillen desprevenida a tu salud capilar. 


   Hecho el diagnostico, explícale abiertamente como es tu vestido, que es lo que más te gusta y lo que quieres conseguir con tu pelo.  Una vez definidas las necesidades y vistas tus expectativas, tu peluquero te dará las pautas del tratamiento que mejor te convenga para empezar en el salón y que deberás seguir en casa.  Según el diagnóstico, en mumona.com junto a muchos peluqueros profesionales de todo el mundo, recomiendan los tratamientos de la marca KIN Cosmetics que más allá de la calidad Premium de todos sus productos, tienen un precio buenísimo por los resultados que logran en tu cabello.




   Una vez tu pelo esté apunto, empieza una parte muy bonita: la prueba de peinado. Según las formas fisionómicas de tu rostro, acordareis el peinado para el gran día. Este paso es mejor hacerlo a pocos días de la boda, 15 días como máximo. Aunque nunca hayas llevado color en el pelo no esta de más para realzar el brillo y tu tono natural, hacerte una coloración sin amoníaco o un baño de color la semana antes de la boda. Si llevas el pelo teñido ídem, hazte el color con unos días de antelación para que no se te vea demasiado artificial.


    Con tu pelo bien preparado y todo atado, el día “D” ve a la peluquería a la hora que hayas quedado o que tu peluquero se desplace donde estés para crear el que será tu peinado definitivo. Ese día tomate una infusión, relájate y solo preocúpate de disfrutar de todo momento.



Peluquería: Xevi Jubany para KIN Cosmetics
Tocado: Jordi Dalmau para mumona.com
Información vía mumona.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario