Google+ Followers

domingo, 27 de abril de 2014

Un chupete un beso.

   Cuando mira la cara de mi sobrina cuando descansa con su chupete se me cae la baba. También recuerdo a mis niñas cuando hinchaban sus mejillas y sus ojos parecían hacerse mas grandes con su chupetito en la boca. 
   Lo queramos o no, los chupetes nos hacen momentos difíciles como los cólicos u otros berrinches más fáciles de llevar cuando los niños tienen ese consuelo de tener un chupete en la boca.
   Las opiniones de son muchas sobre si los chupetes son buenos o malos. Desde mi propia experiencia es que no me han dado ningún problema y conozco montones de mamas que los han utilizado. 




   Para mi lo importante es que a los niños les tenemos que dar lo adecuado para ellos en cada edad. Y los chupetes en este sentido están muy al día con las formas y el tamaño por edad del bebé.

   Marcas como Difrax que junto a dentistas desarrollan sus productos pensando en cada punto de salud y comodidad de nuestros hijos, como por ejemplo tetinas de silicona suaves, formas de escudo para no molestar la nariz o huecos para dejar pasar el aire y que la piel no se irrite. 

   Sea como sea tenemos que pensar en un máximo cuidado de nuestros pequeños, para que se sientan cuidados y protegidos. En preocuparnos que cada cosa que destinamos a su consumo, a si higiene y alimentación tiene que ser adecuada para ellos.




   Mis niñas se hacen más grandes cada día que pasa, lejos quedan las noches de cólicos sin dormir o las noches corriendo a urgencias por una subida de fiebre. 
   Ahora tenemos a Carolina, mi sobrina. Y juntas volvemos a recorrer este camino que es ser madre. Desde luego el trabajo más duro del mundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Manicura #151 Plata Loreal